Creo que estoy lleno de resentimiento, para con el rebaño, la maldita suerte descarriada, los errores de tiempo y espacio que se suceden delante  mío continuamente, los boletos de ida que vuelan sobre mi cráneo sin poder alcanzarlos.Veo reflejada en la enorme turbamulta, seres deformes, siluetas que me transmiten su hedor, que me deja heridas incapaces de cicatrizar en la epidermis. Cuando llegará el fin de la pesadilla, del agujero negro, del oscuro universo? Todos ellos transformados en mi vida. Lamento situarme en la bisagra entre la evolución y la barbaridad humana, entre el día y la noche, entre la vida y la muerte. Maldigo a los filósofos que teorizaron la ambigüedad de la realidad. ¿Será ella tan lúgubre como la percibo? Maldigo a los hombres que desencadenaron la destrucción humana. ¿Serán ellos los Dioses, creadores de los que derrumban? Maldigo a la Tierra. ¿Será ella una pupila de los ojos que ven la verdad absoluta?Cada fotograma que recibe mi cerebro es paliativo para la migraña diabólica que rechina en las paredes de mi cabeza. A veces pienso en como liberar al rebaño, como hacerlo pensante, como independizarlo. Creo que es suficiente conque cada oveja cargue por unos minutos el terrible peso de mi odio.

Anuncios