Etiquetas

, , , , ,

Este 2 de abril se cumplirán 28 años del incio de la Gesta de Malvinas. ¿Que se puede decir de todo lo que se ha dicho? Intentaré no caer en los lugares comunes en lo referido a los acontecimientos bélicos.

Muchas sociedades antiguas, e incluso las modernas, recurrieron a los mitos como motor de movilización social. Ahora bien, estos mitos pueden surgir no solo de las victorias, sino también de las derrotas.

Pero en estos tiempos en donde la facción pseudoprogresista de origen materialista pide MEMORIA, trataremos de abordar el dilema de las Malvinas políticamente, esto es, en base a la dinámica y no solo a los efectos de la Guerra de 1982. En su sentido trascendental.

Como en la vida de cualquiera, uno puede encontrarse con heroes, o con cobardes, filisteos, imbéciles y cipayos. En la Argentina de 2008, todo apunta a una cobarde “desmalvinización”, para solo recordar la locura de la guerra -si alguien encuentra una guerra cuerda que me avise- donde se esconde una crítica (justificada) hacia el gobierno de la Junta Militar. Ahora bien, el odio a la Junta puede darse por cuestiones políticas, y humanitarias, debido a la desaparición -o asesinato- de 3700 personas.

Pero lo que no hay que permitir bajo ningún punto de vista es que nuestros héroes de malvinas sientan que han peleado por nada, que han dado la vida por una patria que hoy le da la espalda. Se debe hacer énfasis en el sentido de Liberación que encarnaron aquellos soldados, almirantes y los extraordinarios pilotos aeronáuticos que lucharon allá a lo lejos, para reafirmar nuestra soberanía. Por lo que defender la Gesta de Malvinas, es defender nuestra identidad y nuestra patria, y no debe significar el apoyo a la Junta Militar. Hay que trascender la discución de café, los enfrentamiento con parias urbanos, hay que aportarle a esa Defensa, su sentido trascendental para quienes deseen ver en algún momento la Patria liberada.

Es por eso que deseo fervientemente que esos 600 gladiadores argentinos, hambrientos y friolentos, que a pesar de las circuntancias dieron su vida libremente, como ofrenda a nuestro sagrado pabellón, significan la máxima afirmación de soberanía. Significan la continuidad histórica de quienes supieron entender el superlativo mandato de conciencia patriotica como los siguientes:

  • A los que el día 6 de Noviembre de 1819 tomaron poseción de las Islas, por mandato soberano del Gobernador de Buenos Aires, el General Martín Rodriguez, estableciendo una Comandancia Política y Militar de las Malvinas. Aquellos hombres harapientos, se tranformaron en protagonistas de las crónicas de la prensa de Estados Unidos y de España, sin la objeción de nadie.
  • A Luis Vernet, alemán y que bajo su empresa privada consecionada por el gobierno argentino, acrecentaron la presencia en la Comandancia hizando la bandera el 30 de agosto de 1829. EL mismo Vernet, fue designado Comandante de las Islas y Custodio del Cabo de Hornos.
  • A los hombres que viajando en la goleta Sarandí, al mando del teniente José María de Pinedo, prosigueron la tarea de Vernet. El 10 de octubre de 1832, se nombra al francés Mestiever casado con la argentina Gertrudis Sanchez, gobernador de las ISlas donde “prestó juramento de defender y sostener hasta el último trance el pabellón de la República Argentina”.
  • A todos los hombres y mujeres que lloraron la pérdida de las Islas luego de la travesía de la goleta británica Clio, que tomo poseción de nuestro territorio en 1833.
  • A la periodista mexicana Teresa Tallien, quen en 1965 editó un libro sobre su aventura en las Malvinas, dedicándolo al pueblo argentino.
  • Al aviador Miguel Fitzgeral, que en 1964, colgó la bandera en un alambrado en el hipódromo de Stanley y dejó una nota que en la que se refería “al acto de piratería y avasallamiento de la soberanía argentina en las Islas.En consecuencia como ciudadano he podido por mí y ante el mundo, descender en territorio nacional para ratificar la soberanía argentina en el archipiélago”.
  • Al grupo Cóndor, con Hector García (el Director de Crónica) a la cabeza, quienes repitieron la acción de Fitzgerald en 1966.

A todos ellos y tantos otros que de alguna manera permanecen unidos a un territorio que no conocen, que no han pisado, pero que sin embargo está unido a su corazón gracias a la memoria histórica y a los deseos profundos de ver flamear otra vez nuestro pabellón en aquellas islas que nos han quitado.
Considero que es esta la visión que se debe rescatar en el 2 de Abril. Pasar de la verguenza, al orgullo por haber defendido algo nuestro. Porque algo más de 600 gritos quedarán eteramente en el eco de aquellos bravos vientos del sur, exigiendo la vuelta, exigiendo el sonido de nuestro Santo idioma, exigiendo una memoria histórica para Nuestros Héroes.

Para terminar quiero dejar un Abrazo Fraterno, de todo corazon, a nuestros compatriotas peruanos, quienes nos han ayudado en el esfuerzo de la guerra (mientras otros se robaban lo recaudado en BSAS) y hasta llegaron a ofrecer su ejército para pelear a nuestro lado. Eso es porque sientieron nuestra guerra como suya.

Viva la Sudamerica Hispanico Amerindia!!!
Viva las Islas Malvinas Argentinas!!! Viva la Patria Carajo!!!

Anuncios