Etiquetas

, , ,

Venezuela

El pasado 9 de junio, el presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, instó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, a dejar el método de guerrillas en su actividad política. Después de este sorpresivo anuncio de Chávez, la comunidad internacional comenzó a hacer conjeturas, respecto a los motivos que lo llevaron a desdecirse de semejante manera.

Decimos sorpresivo, dado que la finalidad de la entrega fallida de rehenes donde participó nuestro ex presidente Néstor Kirchner, era convertir a las FARC en un grupo beligerante, sujeto de derecho internacional. La fallida misión épica de una payasesca diplomacia, comenzó a embullar en la opinión pública un antichavismo extraordinario. Las falsas expectativas, hicieron que las potencias –como Francia- presionen a la región a solucionar el tema de los rehenes, especialmente Bentancourt.

Frente a la situación externa desfavorable por su apoyo a las FARC, en el plano interno, Chávez tuvo que enfrentar un baldazo de agua fría. Su referéndum para modificar la constitución a fin de dirigir la república in enternun, resultó negativo. Por lo que las causas exógenas y endógenas, motivaron a Chávez a hacer un cambio brusco para “escapar a los momentos desfavorables”.

Frente a diversas opiniones respecto a la actitud de Chávez, nos inclinamos aquí por el agraciado maquiavelismo, salvataje de cualquier “príncipe” con virtud. Y no cualquier virtud. De las 4 clásicas –Prudencia, Justicia, Templanza y Fortaleza- Chávez escogió la primera de ellas; esto es, la más importante. La prudencia es la que nos dice cuanto debemos de tener de justos, de templados o de fuertes, según las circunstancias.

La publicación troskista Socialismo o Barbarie de la agrupación MAS (Movimiento Al Socialismo) de la república Argentina, publica en una nota en repudio a la actitud de Chávez, una opinión de sociólogo alemán Heinz Dieterich :”Tanto Hugo Chávez como Barack Obama se encuentran en dificultades electorales e internacionales que los inducen a una alianza de beneficio mutuo, sacrificándose en ese poker mundial a las fuerzas guerrilleras de Colombia. (…) Chávez parece interpretar la correlación de fuerzas norteamericanas, latinoamericanas y europeas en su contra, como una situación de jaque mate, en la cual la única salida para su sobrevivencia presidencial a mediano plazo reside en una oferta de alianza estratégica con Barack Obama y los presidentes europeos”. Los troskistas argentinos de esta agrupación hacen bien al considerar difícil una alianza lisa y llana, opinando que más bien todo se trata de una acción unilateral de Chávez para su supervivencia. Por otra parte, Dieterich afirma que Chávez deberá decidir si se convierte en un subordinado de la política imperialista de Obama, similar a la “política del buen vecino” de F.D. Roosevelt.

Siempre he considerado, personalmente, a los troskistas como agudos críticos en materia política, especialmente por su análisis de los escenarios de poder. Pero creo que siempre incurren en el error de interpretar esos escenarios mediante su construcción ideológica virtual –o mental si se quiere- en vez de volver a recurrir a lo permanente en la realidad para interpretar esos fenómenos tan bien focalizados. Lo que para ellos es una TRAICION al movimiento revolucionario, nosotros insistimos en interpretarlo como la vocación natural de un dirigente a querer conservar el poder. Para hacer un estado socialista, marxista estalinista, trostkista o fascista (por incurrir en movimientos revolucionarios) hacen falta tres cosas: Voluntad, Virtud y DINERO.

Esta situación me recuerda a aquel apotegma estalinista, “dar un paso atrás, para dar dos adelante”. Esta es en general la situación REAL de la política, especialmente cuando quienes detentan la potencia más grande, son los OTROS. Esto nos obliga a ser prudentes, para no terminar en la extinción comunitaria o un suicidio pintado de heroísmo.

¿Habrá verdaderamente una tregua Obama –Chávez? ¿O será solo una estrategia del venezolano para calmar a las potencias, con el fin de sellar su régimen internamente sin molestos medios de comunicación y con la vista gorda del progresismo internacional? Sacarse de encima a las FARC, ¿Redundará en la estatización del narco negocio en Colombia?

Lo cierto, es que ese supuesto jaque mate, parece transformarse en unas tablas, que mantienen la dominación extranjera sobre el sagrado suelo de nuestra América. Con Chávez, o sin el. Con FARC, o sin ellas. Sin socialismo, y con muchas muertes en vano.

Anuncios